Amate sin límites.

Cuidare de mi porque…

En este tiempo que he estado conmigo misma, he aprendido tanto a quererme. Que me he dado cuenta que no hay nadie más importante que yo misma.

Me he mirado al espejo y una sonrisa se me ha escapado cuando me he visto tal cual era; no llevaba maquillaje y mi sonrisa era sincera, natural. Mi cuerpo aunque no tenía nada que ver con el de los patrones de belleza que aparecen en las revistas, se sentía libre de prejuicios; pues no tenía quien lo criticara y me sentí bien.

Después recorde a las personas que me querían y que han estado conmigo durante tantos años; en diferentes circunstancias. Sí, a la chica que tenía en frente del espejo. Y pensé que lo hacían porque realmente querían estar junto a mí, a pesar de mis defectos y con mis cualidades.

Luego los imaginé también desnudos, naturales y libres de prejuicios, y reí. Somos lo que somos y no podemos pretender algo diferente.

Entonces me dí cuenta de lo importante que era ser yo misma, sin máscaras, sin esfuerzo por pretender nada diferente a mi propia naturaleza, a mis convicciones.

Y mi espalda se relajo tanto que pude volver a dormir como un niño, sabiendo que no hay ningún problema conmigo, y que no hay nada que yo no pueda resolver. Sola o, con la ayuda de aquellos que me quieren.

Porque para eso estamos las personas que amamos, para “ser o estar”.

Comprendí entonces que aquellos que no comparten nuestro amor propio; tienen todo el derecho de coger rumbo lejos de nuestra preciosa vida. Y que si necesitan un empujoncito, también se lo podemos dar. Están ocupando un lugar preciado, que puede ser ocupado por alguien que lo aprecie.

Y después de todo ello los músculos de mi cuerpo dejaron de estar tensos y mi piel se volvió más tersa, mis ojos brillaban y esa sonrisa de complicidad la volví a recuperar. Volví a recuperar el control sobre mí misma y me sentí imparable, me sentí hermosa y como consecuencia me volví más hermosa.

Y quise cuidarme más porque recordé que las cosas hermosas hay que cuidarlas, por ellas mismas y por aquellas, que disfrutan estando con ellas.

Entonces…

Cuidaré de mí, porque me he vuelto adicta a mi misma. Porque quiero que tú, disfrutes de mi mejor versión.

Y porque me gustaría disfrutar de tí de la misma manera.

Y si no… estoy aquí para que juntos nos miremos al espejo. Si nos toma mucho tiempo, mejor!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: