MENTIRAS;

undefined

MEJOR UNA MENTIRA QUE NOS HAGA SENTIR BIEN, QUE UNA VERDAD QUE NOS INCOMODE Y NOS HAGA MOVER EL CULO.

Porqué las personas preferimos las mentiras, aún sabiendo que son mentira? Por qué muchas veces sabemos que lo son.

Cuando normalmente andamos por caminos confusos, la corrupción es nuestro pan de cada día, y las verdades a medias son lo único que tenemos. Lo más viable es buscar algo que nos proporcione un poco de alivio, que nos abstraiga de esa realidad inaguantable.

Las “verdades a medias” se convierten en nuestra mejor opción. Tienen el don de aparecer en el momento adecuado; porque encuentran la oportunidad en la incertidumbre de nuestra vida cotidiana. Mostrándose como la mejor, la más rápida, la más segura y más fantástica opción que nos dará lo que tanto necesitamos.

¿Quién puede resistirse a tan halagador y oportuno encanto?

Los seres humanos necesitamos descansar sobre una razón que nos brinde seguridad y apoyo. Que represente lo que queremos, pero normalmente no tenemos. Poder, fuerza, “confianza“… Y por ello nos aferramos a aquellas razones esperanzadoras, que sin saber si son ciertas. Se asemejan mucho más a lo que realmente queremos, a aquello con lo que nos queremos identificar.

Pero ojo que las mentiras repetidas varias veces; pueden convertirse en verdades con el tiempo.

Y ¿es esto bueno?

Podríamos decir que no… del todo.

A veces utilizamos pequeñas mentirijillas para salvar nuestra integridad, para conseguir un trabajo mejor, para obtener un beneficio. Y eso en principio no tiene ningún delito. Pero las mentirijillas normalmente necesitan ser respaldadas con unas mentiras un poco más sólidas, y esto si que puede ser malo. Porque puede llegar a convertirse en un círculo vicioso, del cual podemos perder el control. Llegando a dudar nosotros mismos sobre que es cierto y que es falso, en nuestra propia realidad.

Las mentiras serán buenas o no; según el criterio que cada uno quiera darle. Somos libres incluso de engañarnos a nosotros mismos. Pero una cosa podemos tener segura, a nadie nos gusta que nos mientan o nos engañen. De ser así, estaríamos atentando contra nosotros mismos permitiendo que los demás nos falten al respeto.

Acostumbrarse a vivir en un mundo de mentiras es negar nuestra propia existencia.

Debemos elegir siempre la verdad. Por muy chocante que sea; Pues la verdad solo es una. Lo que hagamos con ella, puede derivar hacia muchas vertientes.

Aunque creámos que no estámos preparados (normalmente nunca estámos preprados del todo) aunque no sea justa. Pero es la única forma que tenemos de crecer, de formar una personalidad sólida, fuerte y responsable. De crear la seguridad en nosotros mismos, y la fortaleza que tanto buscamos fuera de nosotros.

Dicen que hay que tener una mente muy madura y fuerte, para poder afrontar las verdades sin que estás te dobleguen lo suficiente como para rendirte.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: